Paraísos cercanos

Miró hacia el cielo
Abrasado por el Sol
Mientras las lágrimas
Aparecieron en sus ojos.

Esperaba con calma
Risas y lloros, para
Entregarse a ellos por
Siempre jamás.

Las dudas se disiparon
Alergias molestas huyeron

Muchas alegrías
Esperaban en el horizonte y
Jinetes de gozo cabalgaban
Ociosos por su espíritu
Rumbo al paraíso soñado.


© Alberto Jiménez, 2013