Mundos entrelazados

Hacia el Sol Naciente
A los pies del Fujiyama
Pena resignada la geisha,
Por quien una vez se fue
Y yerma dejó su alma.

Bisontes en manadas
Inundan la pradera,
Rodeando a cientos,
Tipis lakotas,
Hogar de quien una vez
Demoró su estancia
Aspirando a quedarse
Y hacer suyo el pais.

Donde retoza Nessie
Espera un recuerdo,
Acordes de una gaita y
Ritmos frenéticos.

Desde el samurai, sioux o gaitero
A uno solo confluyen,
Viendo como los caminos,
Insondables ellos se entretejen:
Dakota, Edimburgo o Tokio.