cumple

warning: Creating default object from empty value in /home/engetafe/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.
Cumpleaños

Descubriendo

Bajo la sombra de un árbol,
Inmóvil y algo ausente
Esperaba el momento propicio.
Nunca había hecho algo así,
Viajar por un mundo desconocido.
El camino se abría antes sus ojos
Negándole una vuelta atrás.

Evocación

Sentada en la silla
Observa la vida,
Mirando sin ver
Ocultando el recuerdo
Simulando las frases,

Torciendo su gesto
Uniendo las manos en

Movimiento perpetuo,

La ascensión

Tras superar un nuevo tramo de fuerte pendiente
Una cima coronada por los rayos del Sol surge entre las nubes.

Rebrotan flores de imposibles colores en sus laderas
Emergen de sus madrigueras las suaves cabezas de las marmotas
Grandes cornamentas de cabras son testigos de tu ascensión

La esperanza

Cuenta una antigua leyenda de un
Reino sin reyes, oculto por las brumas del tiempo
Instalado en un mar agitado de nubes
Suspendido sobre una inaccesible montaña.
Tenían en el pais una gran variedad de
Insólitas estatuas de gentes

El círculo de la edad

Jugaba como nunca lo había hecho
Urdiendo planes imposibles
Arrinconando el malestar
Negando la incómoda realidad
Asintiendo sin dudar ni un momento las
Novedades que su imaginación creaba.

Quería recuperar el tiempo perdido

El futuro está en tu voluntad

 Jadeaba agotado tras la carrera
 Olvidaba que la edad, damnifica a cualquiera
 Sudoroso y persistente, desatendía su paso
 E imaginaba la meta a un metro escaso.

 Logros obtuvo y no derrotas, pues sabed que los
 Unicos que llegan a alcanzar sus sueños,

Paraísos cercanos

Miró hacia el cielo
Abrasado por el Sol
Mientras las lágrimas
Aparecieron en sus ojos.

Esperaba con calma
Risas y lloros, para
Entregarse a ellos por
Siempre jamás.

Pies ligeros

Muevo los huesos chisposos y
Empieza la fiesta otra vez.
No soy uno más, sino
Un ganster con ritmo,
Danny Happy Feet
Así me llaman todos

Ruge la gente al verme

El lago de la tranquilidad

Uniendo las piezas del puzzle
Notó que el tiempo se estancaba
Olvidó los problemas y pesares,

Miró en su interior con calma,
Atisbó un remanso de paz.
Sedada, continuó su labor.

Mientras, todo giraba

La Huida

Se levantó LIgera y LIviana.
Le entró un deseo irrefrenable de tomarse un café, LIvanto tenía que ser su elección.
Mientras sorbía el café sintió la necesidad irresistible de hablar con LIa, aunque no conocía a nadie con ese nombre.
Cuando al fin contactó con ella escuchó su melosa voz que le decía "Vente conmigo a LIvorno".

  • ¿Cómo?
Distribuir contenido